La vegetación potencial de Sevilla (III): ALCORNOCALES

Si los alrededores de Sevilla no hubieran sido desforestados, los alcornocales ocuparían una extensión menor de lo que lo harían los encinares, ya comentados en la entrada anterior.

Su extensión potencial (aquellas zonas donde se cumplen las condiciones edáficas y climáticas para que pudieran desarrollarse) sería toda la zona al sur del río Guadaíra a su paso por Sevilla, pasando por Dos Hermanas y limitando con Los Palacios y Utrera. Al otro lado del Guadalquivir, podrían desarrollarse por todo el extremo sur del Aljarafe (desde La Puebla del Río hasta Aznalcázar pasando por el sur de Almensilla y Bollullos de la Mitación), limitando con las marismas.

Actualmente esta zona conserva más vegetación natural que los terrenos donde podrían crecer los encinares comentados en la entrada anterior. Así, en zonas de Dos Hermanas y Los Palacios quedan restos de acebuches de gran porte (árboles acompañantes del alcornocal) y en los Pinares de Aznalcázar-La Puebla quedan restos de alcornocal. En este último espacio forestal (límite norte de Doñana), de gran valor natural dentro del Aljarafe, cercano a Sevilla y muy conocido, la mayor parte de la zona está formada por masas de pinos piñoneros, un paisaje característico “muy nuestro”. Desde aquí, estos pinares litorales se extienden más o menos de forma continuada hasta el Rocío y se adentran por Doñana, conectando con los pinares costeros de Huelva.

Hay que recordar que a través de estas entradas tratamos de describir de forma somera la vegetación potencial, pero la etapa madura, es decir, la etapa climax de la evolución de la vegetación. Es por ello que la mayoría de los pinares que conocemos no son considerados etapas climax del bosque, sino, en todo caso, etapas anteriores al establecimiento del alcornocal.

Dentro de los pinares comentados existen algunas explotaciones de eucaliptal que van siendo sustituidos conforme pasan los años. Los alcornoques que podemos apreciar en estos lugares son pocos, sin embargo, bajo las copas de los pinos ya se observa la evolución de la vegetación con el crecimiento de cada vez más alcornoques.

El territorio mencionado donde podría crecer el alcornocal (sur de Sevilla capital y sur del Aljarafe) está formado por suelos arenosos o limosos, es decir, suelos de grano más grueso que donde podría desarrollarse el encinar y, además, suelos silíceos, no calizos como ocurría con los encinares ya descritos. Además, estos suelos suelen tener una capa de arcilla en profundidad más impermeable, lo que ayuda al crecimiento de una especie que requiere más humedad que la encina, como es el alcornoque.

El alcornocal es un bosque denso donde pasa algo más de luz al sotobosque a diferencia del encinar, ya que las copas de los alcornoques son un poco menos densas. El sotobosque es rico en arbustos y lianas, casi impenetrable según la humedad del suelo y la evolución.

El árbol dominante es el alcornoque (Quercus suber), acompañado de algunos acebuches (Olea europaea subsp. sylvestris).

Acebuche rodeado de olivos (Fuente: http://albendindesdelatorre.blogspot.com.es/)
 

La mayoría de las especies del sotobosque del alcornocal maduro son las mismas del encinar, puesto que se trata del mismo clima (algo más suave en temperaturas) y porque además también crecen sobre este tipo de suelo silíceo. Así, entre las lianas más comunes podríamos citar las zarzaparrillas (Smilax aspera), candilitos (Aristolochia baetica), clemátides (Clematis flammula y Clematis cirrhosa) y brionias (Bryonia dioica).

Clemátide (Clematis cirrhosa) (Autor: Juan Antonio García Rojas, Flora Vascular)
 
Brionia (Autor: Maite Santisteban Rivero, Flora Vascular)
 

En cuanto a los arbustos, las especies características y acompañantes del alcornocal son el espárrago triguero (Asparagus acutifolius), espárrago negro (Asparagus aphyllus), palmito (Chamaerops humilis), lentisco (Pistacia lentiscus), coscoja (Quercus coccifera), espino prieto (Rhamnus oleoides), aladierno (Rhamnus alaternus), rusco (Ruscus aculeatus), estepa negra (Cistus salviifolius) y majuelo (Crataegus monogyna).

Espárrago triguero (Fuente: Flora Vascular)
 
Palmitos (Fuente: Wikipedia)
 
Lentisco (Autor: Francisco Rodriguez Luque http://faluke.blogspot.com/)
 
Coscoja (Autor: Juan de Dios Franco Navarro http://www.bioscripts.net)
 
Estepa negra (Autor: Francisco Rodriguez Luque http://faluke.blogspot.com/)
 
Majuelo (Autor: Arístides Martín Salas, Flora Vascular)
 

Por último, podemos añadir que en los suelos más húmedos de estas zonas puede desarrollarse un alcornocal cuyo sotobosque esté formado por helechos (Pteridium aquilinum), aros (Arum italicum) y zarzas (Rubus ulmifolius).

Helechal bajo alcornocal en Doñana
(Fuente: http://www.aloj.us.es/carromzar/Donyana/Vegetacion_Donyana.html)

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by José E on 25/01/2013 at 10:06

    Es una pena, que cuando se hizo el carril bici hacia la Pablo de Olavide, se plantaron varias decenas de Encinas a su lado, sin embargo, estas se dejaron secar y morir, y no se si a día de hoy será una o dos como mucho, las que queden con vida. si se reforesta, y luego no se mantienen en los primeros años, es tirar el dinero y la labor.

    Responder

    • En efecto, se dejaron secar todas. No se pueden plantar encinas tan grandes y luego no regarlas en todo el verano, ya que no tienen un sistema radical desarrollado y no pueden captar el agua de la profundidad del suelo. Fue como tirar el dinero a la basura. Las encina que están más cercas de la UPO cogieron casi todas, pero me han comentado que esas las regaban en verano los jardineros de la UPO. Normalmente, en las reforestaciones, por ser mucho más barato, se plantan árboles de una savia (un año) que desarrollan el primer invierno unas raices muy profundas. La mayoría de estas plantas son capaces de soportar la sequía del verano. También cuando se plantan bellotas directamente las plántulas desarrollan raíces larguísimas (hasta 2 metros en un año). Estas plantas soportan mejor la sequía que las encinas grandes plantadas, además de que son más baratas. Sabiendo que no iban a regarlas, se optó por la solución más cara y la que dio peores resultados, es decir, tirar el dinero.

      Responder

  2. Posted by Zoiber on 29/01/2013 at 15:20

    Hay un caso curiosísimo de un alcornocal muy viejo, que creo llegamos a ver juntos, el del Cerro del Toruño en Gandul. Pese a ser albero (calizo), la llanura sobre la que se asientan son las arenas de su descomposición, totalmente silíceas. Cuando uno ve esos mastodónticos árboles dispersos sobre el inmenso palmitar, es toda una sorpresa comprobar que son los últimos alcornoques del área metropolitana… y los únicos de los Alcores.

    Responder

    • Mecachis!! No lo quería nombrar por ser un caso puntual, aislado y raro. Pero me quieres meter en berenjenales eh… Aquello es un poco mezcla de todo, vamos a dejarlo aparte jeje.
      Por cierto, he nombrado los buenos acebuchales de la zona de Dos Hermanas-Los Palacios, cerca de la margen izquierda del Guadaíra y que conoces bien 😉

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: