La vegetación potencial de Sevilla (I): ¿Podríamos tener bosque?

Estamos acostumbrados a nuestro paisaje de cultivo, totalmente deforestado. Pero ¿qué pasaría si el hombre no hubiera deforestado nuestras tierras, podríamos tener bosque? Lo cierto es que en las últimas décadas, el cambio hacia una agricultura mucho más intensiva, donde se trata de cultivar hasta el último centímetro de tierra, ha provocado la pérdida de la práctica totalidad de la vegetación autóctona de Sevilla y, por extensión, de la vega y la campiña de la provincia. ¿Qué diferencia hay entre este paisaje y el desierto?

Ni siquiera se ha respetado la vegetación de las lindes de los cultivos, importantísima para albergar la fauna, y los ríos han sido acosados, cultivando prácticamente hasta la misma orilla, privándolos de sus bosques galería.

Éstos eran los últimos relictos de la vegetación autóctona de nuestro territorio, las lindes y los cursos de agua. En los últimos años, el incremento de las zonas degradadas o el abandono de cultivos están propiciando que nuevos terrenos puedan ser recolonizados por la vegetación natural. De especial interés son los ríos, por ser conectores de diferentes zonas naturales, oasis entre desiertos sin vegetación, pero también lo son aquellos terrenos baldíos y degradados que, por desgracia, suelen acabar como escombreras, e incluso los márgenes de caminos y carreteras.

En la siguiente foto podemos ver cómo podría llegar a ser nuestro territorio si se respetara, al menos, la vegetación de las lindes de los cultivos, la de los ríos (bosques galería) y la vegetación de las márgenes de caminos y carreteras.

paisaje

Con todo lo comentado podemos contestar afirmativamente a la pregunta de si podríamos tener bosque. Claro está que éste podría desarrollarse solo en los lugares antes mencionados, aquellos no utilizados por los cultivos. En las siguientes entradas describiremos los tres tipos de bosques que podríamos tener en Sevilla y su Área Metropolitana (y los que hubieran llegado hasta nosotros si no se hubiera deforestado todo el Valle del Guadalquivir).

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Gonzalo on 28/01/2013 at 11:30

    Está claro que Sevilla podría estar rodeada de bosques, una zona de suelos fértiles, profundos y con nivel freático elevado. No hay más que ver lo agradecida que es la arboleda de las calles sevillanas, sobreviviendo incluso ejemplares en los que el asfalto llega hasta la misma corteza.

    De hecho esos bosques que existieron en el pasado seguro que eran mucho más vigorosos y con más biomasa por unidad de superficie que los que se conservan hoy en día en las zonas más montañosas próximas, zonas de suelos poco fértiles inadecuados para el cultivo. Precisamente esa mala aptitud para el cultivo es lo que ha permitido la conservación hasta nuestros días de las masas arboladas serranas, sobre todo dehesas.

    Sobre la conservación de vegetación leñosa en linderos y riberas, totalmente de acuerdo. Nos falta conciencia, sensibilidad hacia la naturaleza, respeto a lo ajeno y nos sobra afán de apropiación. Después nos quejamos de los políticos que nos roban -quejas justificadas todo sea dicho- pero es una mentalidad muy arraigada en la cultura española, no sólo en los que nos gobiernan.

    Recuerdo unos amigos míos de Alemania a los que les llamaba mucho la atención como una ciudad tan bonita como Sevilla, tenía unos alrededores tan feos y descuidados, en referencia a las vistas de la SE-30 desde la salida de Utrera hasta la autovía de la plata pasando por delante del Aljarafe. Y no les falta razón (y eso que no lo han visto antes de la Expo-92), en su país se cuida muy bien el aspecto paisajístico de las afueras de los pueblos y ciudades, donde juega un papel muy importante la conservación de bordes de cultivos y cursos de agua como tan bien se aprecia en las fotos que has puesto, aparte de que allí es impensable ver escombreras, chatarra, basura y otros elementos antiestéticos a los que estamos demasiado acostumbrados por aquí.

    Responder

    • Totalmente de acuerdo con tus comentarios Gonzalo. Aquí apenas tenemos cultura verde y precisamente la fertilidad de los alrededores de Sevilla es lo que ha posibilitado que todo esté cultivado y deforestado.
      Sin embargo, nos quedan los bordes de caminos, carreteras y los ríos, que tampoco han sido respetados. Hace falta un cambio en la concienciación ciudadana.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: